Portugal

1
Yes
None
1
1000000
Search...
/es/portugal-azores-madeira-lisboa/
Thumbnail

Categoría

Subcategoría

Boavista Golf and Spa Resort
From 228/pp
Boavista Golf and Spa Resort Image

Boavista Golf & Spa Resort offers much more than an exceptional 18 hole golf course designed by Howard Swan. Wonderful beaches a short drive away… world class Spa and health club facilities… floodlit tennis courts … , quality restaurant on site …Vibrant town of Lagos on your doorstep…

Boavista Golf & Spa Resort has a great location on the outskirts of the bustling holiday town of Lagos in the western Algarve. Lagos itself is an attractive old town, with stunning coastline and fabulous marina the area has many interesting things to see and great places to eat.

As a holiday location – especially if you’re a golfer – Boavista Golf & Spa Resort takes some beating!

Boavista Golf and Spa Resort Image
Boavista Golf and Spa Resort
Boavista Golf & Spa Resort offers much more than an exceptional 18 hole golf course designed by Howard Swan. Wonderful beaches a short drive away… world class Spa and health club facilities… floodlit tennis courts … , quality restaurant on site …Vibrant town of Lagos on your doorstep… Boavista Golf & Spa Resort has a great location on the outskirts of the bustling holid... Read More
From 228/pp

¿Más sobre Portugal?

En el Algarve se recibe, siempre con los brazos abiertos, a gran parte de los que visitan Portugal. Algo que queda patente incluso en el clima, suave y con mucho sol durante todo el año.

Y también con playas de excelente calidad. Interminables arenales, limitados por acantilados dorados, islas casi desiertas que marcan la frontera entre Ria Formosa y el mar, o pequeñas bahías, resguardadas por las rocas. El océano, con todos sus tonos de azul, casi siempre tranquilo y cálido, invita a largos baños y a la práctica de los deportes náuticos.

Y también está la sierra. En la que las personas viven en armonía con la naturaleza y mantienen tradiciones que les gusta compartir. Y las ciudades. Silves conserva vestigios del pasado árabe y Lagos de la época de los Descubrimientos. Más cosmopolitas, Portimão y Albufeira viven días y noches llenos de animación. Tavira es un escaparate de la arquitectura tradicional y Faro, la puerta de entrada a la región, merece una visita pausada para conocer su bellísimo centro histórico.

Senderos para recorrer a pie o en bicicleta permiten conocer la región, como la Vía Algarviana por el interior o la Ruta Vicentina por uno de los tramos de costa mejor conservados de Europa. Los paseos en barco son otra forma ecológica de observar la fauna y la flora

En la mesa destaca el pescado fresco y el marisco, a la parrilla o en cataplanas. Sabores divinos que se aprecian en una sencilla terraza de playa o en los restaurantes más sofisticados distinguidos con estrellas Michelin, en los que sus cocineros reinterpretan la gastronomía tradicional. Son otras de las experiencias que no se debe perder al visitar esta región.

En el medio del Atlántico, las islas de Madeira y de Porto Santo son un refugio de belleza natural. Entre el azul del mar y el verde esmeralda de la vegetación destaca el exótico colorido de las flores, en un archipiélago en el que dos tercios de su superficie son área protegida y en el que se encuentra el mayor bosque de laurisilva del mundo.

La temperatura primaveral que se disfruta todo el año invita a la práctica de actividades al aire libre. Pueden realizarse paseos a pie aprovechando la red de recorridos por las levadas (conducciones de agua), visitar la ciudad de Funchal y conocer el patrimonio relacionado con la época de los Descubrimientos, o recorrer la isla por libre. Los paseos en barco son una excelente opción para conocer la costa y disfrutar de una perspectiva diferente.

En un entorno acogedor por naturaleza, equilibrio y bienestar son referencias habituales. Madeira ofrece varios complejos balnearios y acceso al mar con buenas condiciones para la náutica de recreo y para el submarinismo. La isla de Porto Santo, en particular, es el lugar ideal para huir del estrés y realizar un programa de talasoterapia. O unas vacaciones en la playa combinadas con unas partidas de golf.

Las festividades que se celebran a lo largo del año son una oportunidad para disfrutar de los sabores tradicionales de la gastronomía y para conocer Madeira en fiestas. Entre ellas destacan los desfiles de Carnaval, la Fiesta de la Flor, el Festival Atlántico y, sobre todo, los fuegos artificiales de fin de año.

En la inmensidad azul del Atlántico, la madre naturaleza creó una tierra repleta de belleza natural y que espera a que la exploren: el archipiélago de las Azores.

Al este, en la isla de Santa María, las playas son cálidas y de arena clara, y los viñedos que cubren las laderas dispuestas en anfiteatro recuerdan a escaleras para gigantes. São Miguel, la mayor isla, cautiva por sus lagunas de Sete Cidades y de Fogo. La fuerza que emana de la tierra se deja sentir en los géiseres, en las aguas termales calientes y en los lagos volcánicos, así como en el sabroso “cocido de Furnas”, que se cocina lentamente en el interior de la tierra.

En el Grupo Central, las islas Terceira, São Jorge, Pico, Faial y Graciosa se disponen armoniosamente en el mar azul en el cual rondan ballenas y delfines que hacen las delicias de los visitantes. Terceira habla de la historia en sus fiestas y también en Angra do Heroísmo, catalogada como Patrimonio Mundial. Faial es el fresco azul de las hortensias, el puerto deportivo coloreado por las pinturas de los navegantes llegados de todo el mundo y el volcán de Capelinhos que, ahora inactivo, recuerda a un paisaje lunar. Enfrente, Pico, la montaña que nace del mar con sus viñedos plantados en negros campos de lava, un cultivo único que también está considerado Patrimonio de la Humanidad. En São Jorge, destacan las fajãs y su queso, especialidad única y de sabor inconfundible. Graciosa de nombre y de apariencia, esta isla verde tiene campos cubiertos de viñas que contrastan con sus peculiares molinos de viento.

En el grupo occidental, en la isla de Flores, nos deslumbra la belleza de las cascadas naturales y de las lagunas excavadas por volcanes. Corvo, la isla miniatura, tiene en su centro una amplia y bella caldera y atrae a varias especies de aves venidas no solo del continente europeo sino también del americano.

Lisboa es la capital de Portugal y el centro de una región polifacética que atrae a diferentes gustos y sentidos.

En una ciudad que ha recibido muchas y diferentes culturas venidas de lejanos parajes a lo largo del tiempo, todavía hoy se siente un ambiente rústico en cada barrio histórico. Podemos recorrer la cuadrícula de calles de la Baixa pombalina que se abre al Tajo en Praça do Comércio y, siguiendo el río, conocer algunos de los lugares más bonitos de la ciudad: la zona monumental de Belém con monumentos del Patrimonio Mundial, barrios medievales y, también, zonas de ocio más recientes o contemporáneas, como el Parque de las Naciones.

Siguiendo por la desembocadura del río, comprenderemos porqué se dice que Lisboa es el centro de un amplio resort. Por la carretera de la costa conoceremos playas y lugares de veraneo que combinan villas y hoteles de principios del siglo XX con puertos deportivos, terrazas y excelentes campos de golf. Siguiendo por la costa nos encontraremos spots de surf de fama mundial, pero también palacios repartidos por el paisaje cultural de Sintra, Patrimonio Mundial.

Tanto al norte como al sur de la capital, la gran variedad de paisajes y de patrimonio se encuentra siempre a poca distancia. Con playas, parques naturales, recorridos culturales y alojamiento para todos los gustos, al visitar Portugal resulta difícil pasar por alto la región de Lisboa.

El fado es otra expresión portuguesa que también está considerado Patrimonio Mundial y que podemos escuchar por las noches en una casa de fados o en un barrio popular. Pero también nos reunimos en animados bares y discotecas, en los que reinan otros tipos de música. Del reggae a la música africana, pasando por la new wave, indie o electrónica, la diversidad de sonidos y de ambientes es grande, pero son buenos motivos para beber una copa y bailar toda la noche.

En el interior, macizos montañosos y aldeas de granito y esquisto. Junto al mar, poblaciones pesqueras y playas cosmopolitas en las que los deportes náuticos marcan el ritmo de los días. Y en todas partes, el patrimonio milenario muestra con orgullo la historia de la región.

Algunos de estos lugares tienen tanta importancia para la humanidad que la UNESCO los incluyó en la lista de Patrimonio Mundial. Es el caso de los Monasterios de Alcobaça y de Batalha, del Convento de Cristo en Tomar y de la Universidad de Coímbra.

Pero hay otros con características únicas que merece la pena descubrir. Por ejemplo las Aldeas Históricas y los castillos que defendieron las fronteras de la nación. Las Aldeas de esquisto y las villas de casas blancas, como Óbidos, un tesoro entre murallas. Y las ciudades, en las que la modernidad se alía a la tradición, Coímbra con los estudiantes, Aveiro entre la ría y el mar, y Viseu, Guarda y Castelo Branco, en las que en la arquitectura de piedra mantiene trazos de un antiguo pasado.

En las montañas destaca la Sierra de la Estrella, la más alta de Portugal continental, con paisajes interminables y lagos glaciares. O las sierras de Lousã, Açor y Caramulo, en las que los senderos pedestres y ciclistas nos ofrecen caminos para descubrir la naturaleza. Pero aquí también podrá practicar la escalada, el rappel, el rafting o el piragüismo, como en el Geoparque Naturtejo, cuidado territorio en el que conviven varias especies de aves y animales.

Las aguas cristalinas que brotan de los manantiales termales equilibran cuerpo y alma. ¡Y las playas! Fluviales enmarcadas por bosques o de mar abierto en el litoral atlántico, son garantía de frescura en los cálidos días de verano. Y también son spots muy conocidos entre los surfistas de todo el mundo, que en Peniche encuentra olas perfectas y, en Nazaré, incluso gigantes.

Para reconfortar el estómago hay sabores para todos los paladares. Quesos y embutidos, calderetas de pescado y cochinillo asado, o la miel y la repostería conventual. Los vinos de las regiones demarcadas elevan el espíritu con distinción. Son el producto de los sabores de estas gentes, auténticas y acogedoras, que reciben al visitante con lo mejor que tienen.

Añada valor a su paquete de golf con alguna de nuestras experiencias

Tours & Excursiones

No pierda la oportunidad de conocer un poco mejor la zona donde esté jugando al golf, disfrutando de nuestros Tours y Excursiones en Portugal. Tómese un respiro y disfrute de una inolvidable experiencia.

Gastro Tours

Disfrute de cada bocado tradicional gastronómico de la zona. Una delicia que le traerá buenos recuerdos donde esté después de su regreso de las inolvidables vacaciones.

Navegación, deportes acuáticos & Ballenas/Delfines Tours

Tómese un respiro y disfrute de una de nuestras experiencias: Salir a navegar, avistamiento de ballenas y defines o practicar algun deporte acuático.

Cerrar menú